sábado, 13 de marzo de 2010

Tristeza

Estimado Hank:

Un día triste el de. Nos abandonó un paisano de grandiosa pluma. Admirado y querido. Defensor de lo nuestro y maestro de escritores y periodistas. Se fue dejando a sus espaldas cariño a raudales y una obra eterna.
Una de sus pasiones era el fútbol, junto con la caza y el ciclismo. No obstante, denostaba el divismo que atrapaba en sus redes durante las últimas décadas a los futbolistas. El mismo que hoy impera salvo en contadas excepciones. Una noticia que ha afligido Valladolid y de la que sólo quiero hacerme eco en este "escupitajo-post". Es de ley.
Pesadumbre diferente a la padecida en otra tarde de junio. Esta vez, Francia 1998. Funesto recuerdo. Batacazo doloroso, como un rechazo sin piedad de la mujer amada. Rabiosas lágrimas con la oreja pegada al transistor. Impetuosas ganas de estar al otro lado para criticar con una ferocidad sustentada por argumentos.
Entonces, a mi sueño se le sumó un objetivo. Mi vocación profesional germinaba.

1 comentario:

  1. Hasta siempre al Pucelano de honor, ahora ya solo quedan Conchita y Juncal

    ResponderEliminar